“Memoria de Karen Galinda Valdez Soria”

Recuerdo hace un año cuando mi hermana se enfermó, para ser más exactos, en los primeros días del mes de agosto de 2016. Mi hermana tenía infecciones y mis papas la llevaban a Colotlán, un día que la llevó mi hermano y mi mamá nos hablaron a mi papá y a mí que la iban a mandar a Zacatecas por que traía las plaquetas muy bajas. Estuvo internada en el Hospital General de Zacatecas una semana, el doctor la dió de alta porque decía que ya estaba controlada. Pero ella no siguió bien del todo, le dolían mucho sus pies y tenía moretones y petequias. En una cita que tenía con el doctor que la estaba atendiendo en Zacatecas, le comenzaron a doler mucho, pero mucho sus pies, nosotros estábamos en la casa, la cita era hasta el siguiente día. Cuando llegamos al hospital la internaron y como dos semanas después, nos dijeron que tenía cáncer o mejor dicho leucemia, que tenían que comenzar a ponerle quimioterapias, fue muy doloroso para todos. Ella falleció el 9 de octubre de 2017.

 

 

“El mejor día de mi vida”

 

Recuerdo que el 22 de Julio de 2017, yo estaba muy entusiasmada y ansiosa, pues ya hacía meses antes, que junto con mis padres estaba planeando mi fiesta de 15 años para la fecha ya mencionada.

Estaba muy nerviosa; ese día me levanté muy temprano, solo esperaba que fueran las 9:00 a.m. para irme a maquillar y peinar, pues la misa sería a las 2:00 p.m.

Se llegó la hora, fuí con la estilista, yo no podía creer que después de tanto planear se llegaría la fecha tan esperada, yo estaba realmente feliz.

Me terminaron de peinar y maquillar, rápidamente me llevaron a mi casa; ya era la 1:00 p.m. lo recuerdo claramente, yo estaba muy emocionada.

Mi mamá me ayudo a ponerme el vestido, era muy hermoso.

Toda mi familia vino a acompañarme, la misa fue celebrada en la Parroquia de la Inmaculada Concepción y fue la mejor de mi vida pues era para dar gracias a Dios porque me permitió llegar a la edad de 15 años

Al terminar la misa, nos fuimos al salón; el ambiente era perfecto. Estaba tocando un mariachi, pues es de mi música preferida. Todas las mesas estaban llenas de mis seres queridos.

Fue el mejor día de mi vida, me sentí muy contenta. La mejor parte fue cuando mi papá me cantó una canción que el mismo compuso para mí, fue la mejor sorpresa que me pudo dar.

Ese día fue especial, fue simplemente mejor de lo que esperaba; estuve y aún estoy muy agradecida principalmente con Dios, con mis hermanos y con mis padres, que hicieron que mi sueño se hiciera posible, y con todas las personas que me acompañaron.

 

 

 

María del Carmen Torres de Ávila

 

9 de Septiembre de 2017

 

 

“17 de junio del 2017”

 

Este día fue mi fiesta de XV, desperté bastante tarde; estaba muy nerviosa, desayune junto con algunos de mis tíos y primos que vinieron aquí para acompañarme en este día. Mi prima y yo fuimos al salón a poner los centros de mesa, de allí me dirigí a donde me peinaron al terminar regrese a mi casa y me encontré con toda mi familia paterna que acaba de llegar; todo era un relajo, después fui a que me maquillaran, regrese, me puse mi vestido de un hermoso color azul jade, mi zapatillas y nos dirigimos a la iglesia, al llegar vi a muchas personas esperándome. Pasando la misa fuimos al salón a tomar el banquete; en el momento que bailamos el vals estaba muy nerviosa porque pensé que nos saldría mal, aunque hubo algunas fallas en el sonido todo salió muy bien, antes de “morder” el pastel les dije a los que estaban a mi alrededor que no me empujaran, pero no le dije a mi papá así que en el momento que le mordí mi papa me empujo, pero como estaba en una base alta se movió y se calló, todos se reían mucho pues fue demasiado gracioso. Disfrute mucho se la fiesta, a las 4 am ya casi no había personas así que mis primas y yo nos pusimos a comer pastel teníamos mucha hambre y más yo porque no comí nada en casi todo el día ya que estaba ocupada. Cuando llegamos a casa todas las camas, sillones, todo donde se pudieran dormir estaban ocupados, así que tuve que dormir en la camioneta.